fbpx

Blog

Tecnología y lenguaje: Cómo influyeron en la difusión de las elecciones

Tecnología y lenguaje: Cómo influeyeron en la difusión de las elecciones

Sin duda alguna el día de ayer vivimos un fenómeno de talla mundial con las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Fuera del resultado y las opiniones divididas que existen, una de las cosas que más llama la atención es el uso de la tecnología y lenguaje para mantener a millones de personas al rededor del mundo informadas.

 

Esta fue una tarea que tenía que debía haber sido manejada por líderes de la comunicación a nivel internacional, y ¿quién mejor que Google para hacerlo? Un experto en tecnología y lenguaje.

La principal plataforma de búsqueda se tomó muy en serio su papel de portavoz y desarrolló una estrategia para reportar en vivo los datos de las elecciones conforme iban siendo arrojados  y confirmadosen los diferentes estados del país americano.

Esta tarea monumental llevó al gigante digital a presentar los resultados en 30 idiomas.

Además de los datos cuantitativos de las elecciones presidenciales del 2016, Google se encargó de brindar información relevante sobre todo el proceso, incluyendo noticias y actualizaciones de las actividades realizadas por ambos partidos.

El incremento de búsqueda en términos cómo “cómo votar” subió hasta en un 223% y los dos principales idiomas con los que se buscó esta información fueron Inglés y Español.

Esta información también incluyó los números relacionados a las votaciones para representantes en la Cámara del Congreso, el Senado, gobernaturas y por cada una de las propuestas y/o referendums locales.

Lo que antes era una tradición mediática instalada en la TV, ahora se ha volcado al mundo del Internet en donde Google ha tenido el mayor voto de confianza al anunciar antes que nadie al ganador de la contienda. Esto nos deja ver la importancia que tienen la tecnología y lenguaje en esta carrera por el poder de opinión y control de las masas a través de la información.

30 idiomas, resultados en tiempo real, Google se lleva las palmas.