fbpx

Blog

Hiperpolíglotas ¿cuál es el secreto detrás de ellos?

Hiperpolíglotas ¿cuál es el secreto detrás de ellos?

Aunque la mayoría de los hiperpolíglotas no creen contar con un don especial, la ciencia busca demostrar lo contrario analizando personas con esta sorprendente habilidad

Cinco, diez o veinte idiomas no son un problema para los hiperpolíglotas, personas que cuentan con la capacidad de absorber idiomas de manera impresionante pero ¿qué hay detrás de todo esto?

Lo primero que necesitamos hacer es marcar una diferencia entre las personas multilingües y los hiperpolíglotas. Las personas multilingües son aquellas personas que aprenden una variedad de idiomas a través de la experiencia con su entorno, sea emigrando a otro país o tomando cursos para lograrlo y llegando a aprender en promedio de 3 a 6 idiomas a lo largo de su vida.

 

En el caso de los hiperpolíglotas, el proceso de asimilación es distinto ya que está conectado directamente con la genética de la lengua, el estudio disciplinado y finalmente, una vida dedicada a ello.

 

El caso más notable de un hiperpolíglota es el de Emil Krebs, un diplomático alemán que llegó a dominar 68 lenguas, fue tanto el impacto que logró con su hazaña que en el año 2004 un grupo de investigadores realizó en él un estudio cerebral, mismo que dio como resultado una evidente transformación en ciertas regiones de su cerebro.

 

Lo que no se pudo corroborar era si este organo era diferente desde su nacimiento o si esta mutación se derivó del estudio de los idiomas que Krebs realizó.

 

Sin importar las evidencias científicas que demuestran una anatomía diferente en el cerebro de muchos hiperpolíglotas, ellos dicen no sentirse diferentes a las demás personas y atribuyen sus capacidades a la dedicación y al estudio.

 

Hoy en día existen casos al rededor del mundo de personas que dominan quince y hasta veinte idiomas, convirtiéndose para ellos en una forma de vida, por lo que cada día cumplen con horas y horas de estudio para aprender una nueva lengua.

 

Otro de los puntos arrojados por las investigaciones realizadas hasta la fecha, es que el cerebro se moldea de una forma que tras aprender un idioma, un segundo se vuelve más sencillo y así sucesivamente.

 

Esto debido a que aprende a realizar conexiones que hacen referencia a las similitudes entre cada idioma.